domingo, 29 de diciembre de 2013

La fallida invasión romana de Arabia

En el artículo sobre la flota romana se mencionaba la expedición militar para controlar Arabia, la cual acabó en derrota para los romanos. La fracasada campaña de Aelio (o Elio) Galo ordenada por Augusto es citada por Estrabón (XVI), Dion Casio (III,29), Flavio Josefo (Ant, XV) y Plinio el Viejo (Historia Natural, VI.32). Tenía como blanco la actual Yemen, llamada por los romanos “Arabia Felix” debido a la riqueza y prosperidad de la región. La expedición tenía como objetivo afianzar los tratados de amistad con la gente de Arabia, o bien someterlos al dominio romano si se oponían a los mismos. 

Se creía que Arabia estaba repleta de tesoros, con una prosperidad basada en el cultivo de la canela y especias aromáticas como la mirra e incienso. La región ha sido identificada con el pseudo-mítico reino de Saba por algunos autores, aunque no hay consenso al respecto.

Rutas comerciales por el Mar Arábigo
Aelio Galo partió con su ejército en el año 26 e.c. bajo la guía de un nabateo llamado Syllaeus, quién los engañó guiándolos por las zonas más difíciles. Las tropas romanas enfermaron gravemente y el ejército quedó muy reducido en número.

Ruta de la expedición de Aelio Galo
No sólo no había sido sometida la región sino que Aelio Galo pasó seis meses de marchas infructuosas hasta que decidió asediar la ciudad de Ma´rib durante una semana. La flota romana destruyó el puerto de Aden para asegurar las rutas comerciales con la India, pero Aelio Galo se vio obligado a retirarse hacia Alejandría tras haber perdido la mayor parte de su fuerza (estimada en unos diez mil hombres, 8500 de ellos soldados romanos, 1500 nabateos y 500 soldados enviados por Herodes) en una marcha que duró dos meses. El guía nabateo fue culpado por sus engaños y ejecutado, quizás convertido en un chivo expiatorio para el fracaso romano, sobre todo por Estrabón, amigo de Aelio Galo, quién intentó justificar la derrota del general romano achacándola a la traición del guía, la enfermedad y la climatología más que a la -supuesta- incompetencia de su amigo.

Legionario de la época de Augusto

Aelio Galo fue destituido de su puesto de Prefecto de Egipto por Augusto y enviado a luchar en las fronteras del sur contra los kushitas (provenientes del actual Sudán). Fue sucedido en el cargo -y finalmente en la campaña contra el reino de Kush- por Cayo Petronio, quién defendió con éxito la provincia de Egipto y anexionó parte de Sudán.

Si queréis estar al día sobre futuros artículos y otros temas uníos a nuestra página de Facebook.

1 comentario: